Giusy Moretti

Creé una colección de joyas dictada más por el sentimiento que por la razón. La memoria, las emociones fuertes y la pasión por el vidrio que me transmitió mi padre Ulderico Moretti me inspiraron.

Esa misma pasión que, en los años 70 del siglo XIX, trajo mi bisabuelo, Vincenzo Moretti, para reproducir la técnica del vidrio murrino.

A Giusy Moretti, que siempre estará vinculado con su padre Ulderico y su trabajo, le gusta contar cómo se les dio cuando niños, en una caja de cartón, estas miniaturas de vidrio pequeñas, coloridas y maravillosas, resultado del trabajo del padre, abuelo y bisabuelo.

Desde los juegos de las chicas hasta las galerías de arte del mundo, la transición ciertamente no fue automática: el establecimiento de las “gemas de la artesanía italiana” en marcos dorados y piedras preciosas, dando vida a una sorprendente y completamente nueva colección de joyas , es el resultado de una madurez profesional derivada de haber amado siempre profundamente el trabajo de su familia.

Giusy Moretti comenzó a difundir su colección solo en los años 90, cuando decidió revivir el antiguo arte de la murrina abriéndose al mundo, hasta el agotamiento, esta ventana única y fascinante sobre Moretti y su actividad histórica. Antes de esa época, siempre se había limitado a conservar sus propias creaciones, combinando cada nueva joya con un momento particular de la vida o aniversarios importantes.

Todos los modelos, exclusivos (y limitados a la existencia física de los componentes murrinos de la colección), están diseñados y fabricados teniendo en cuenta el tema que contendrá: broches, anillos, pulseras, pendientes y collares, de los cuales, no solo el diseño, sino también se sigue de cerca el trabajo del orfebre.

Con una carga apasionada y emocional que no tiene igual. Para Giusy Moretti, hacer una joya no es un trabajo: es dar una continuidad ideal al trabajo del padre Ulderico, abuelo Luigi y bisabuelo Vincenzo que, después de la tarea diaria de producción comercial, dio rienda suelta a la creación de murrina sentimiento de amor por el vidrio, unido a la participación optimista de los acontecimientos históricos del país y de la isla, de los que se han convertido, a su manera, protagonistas seguros.